Tanto en español como en inglés se puede modificar el valor semántico de un verbo con una preposición. La relación de esta preposición con el verbo puede ser tan estrecha que se forma una sola palabra.

anteponer

sobregargar

contener

En español los verbos con una preposición antepuesta no son problemáticos y los que tienen la preposición después del verbo no lo son tampoco, aparte del hecho que hay que saber qué preposición se debe usar. En inglés es más complicado, como vamos a ver en seguida.