Normalmente el th inglés es el problema más complicado en cuanto se refiere a la pronunciación inglesa, porque hay muy pocas lenguas que conocen este sonido. Aquí los hispanohablantes tienen una ventaja, porque el th inglés corresponde a la z (ce,ci) española tal como se la pronuncia en la isla ibérica. Así que no es ningún problema, porque incluso los hispanohablantes de América del Sur, aunque no pronuncien este sonido "a la española" lo conocen.