Como ya lo hemos dicho en el capítulo 4.2 llamamos pronombres reflexivos a aquellos pronombres que indican que la acción se dirije al sujeto de la frase. El pronombre reflexivo indica que el sujeto de la frase es el ejecutor y la meta de la acción descrita por el verbo.

Pronombres reflexivos
Yo me lavo. Nosotros nos lavamos
te lavas. Vosotros os laváis
Él se lava Ellos se lavan.

En el fondo la diferencia entre un objeto directo y un pronombre reflexivo no es tan enorme y si no existiera una forma especial en la tercera persona singular / plural se podría igualmente decir que el pronombre reflexivo es simplemente un objeto directo (o un objeto indirecto*) que apunta al sujeto de la frase. Sin embargo en la tercera persona del singular y plural existe una forma que no es la misma que la que conocemos de los objetos directos presentados por pronombres (lo / la / los / las <=> se) y por lo tanto es útil hablar de un modelo particular. En cuanto se refiere a problemas específicos en el uso de los pronombre personales en español, sobre todo en cuanto se refiere al leísmo, vea Objeto directo.

<

El hecho de que sólo existe una forma especial en la tercera persona se debe al hecho de que sólo en la tercera persona puede haber una confusión. Si sólo existiera una forma no se podría distinguir.

Él lo lava.

Él se lava.

* El pronombre reflexivo puede ser objeto directo y objeto indirecto.

se es objeto directo: Él se lava.

se es objeto indirecto: Él se permite hacerlo.