Como ya lo hemos dicho arriba, el nombre imperativo no es muy adecuado, viene de imperare y insinúa una posición de subordinación. Pero muy rara vez se lo utiliza realmente en una posicion de supuesta subordinación. En general se lo utiliza para dar ánimo, para hacer una propuesta o para pedir algo.