A partir de un cierto momento, el inglés resulta complicado, aunque un nativo español tiene un par de ventajas, porque algunos problemas ya los conoce del español. El inglés tiene un sistema temporal bastante complejo, aunque no tan complejo como el del español. Los gerundios, participios e infinitivos son muy poderosos en inglés y se pueden utilizar de muchas maneras diferentes. Pero esta fuerza también es una fuente de dificultades, porque el uso de estas estructuras es bastante complicado. Otro problema del inglés es el hecho de que no tiene un imperfecto de todos los verbos modales o más bien lo tiene, pero el valor semántico de estos verbos en imperfecto no es el mismo que en el presente. De todas estas dificultades vamos a hablar en este manual.