Todo el mundo dice que el inglés es fácil y esto es evidentemente cierto en cuanto se refiere a las bases. En casi todas las lenguas hay que aprender muchas cosas antes de poder decir algo. Hay que saber por ejemplo

- cómo formar el plural (en inglés se lo forma de manera bastante simple)
- hay que saber conjugar (en inglés la conjugación, por lo menos en el presente, casi no existe)
- hay que saber el género de los sustantivos ( en inglés hay un sólo género)
- Personas que tienen como lengua materna una lengua románica, conocen ya casi la mitad del vocabulario, porque muchas palabras son de origen latino (contain, observe, attack etc. etc.)
- Personas que tienen como lengua materna una lengua románica como el español tienen otras ventajas. El sistema temporal inglés, siendo más simple que el sistema español, se asemeja bastante al sistema de las lenguas románicas.

Lo que es muy difícil en inglés es la ortografía. Si el francés ya tiene una ortografía difícil, la ortografía del inglés es más difícil todavía.