En el capítulo 4.2 ya hemos hablado brevemente de los pronombres relativos. Un pronombre relativo establece una relación entre un sustantivo o una idea de la frase principal. La cosa referida puede ser:

=> un objeto de la frase principal

Veo el hombre que lleva una camisa amarilla.

=> el sujeto de la frase principal

Él, que nunca tiene dinero, se compró un coche.

=> una idea de la frase principal

Ella nunca me lo dijo, lo que complicó la situación.

Hay dos tipos de oraciones relativas, los llamados restrictivas y los no restrictivas. Llamamos oraciones relativas restrictivas los que suministran una información esencial para la comprensión de la frase principal. Llamamos oraciones relativas no restrictivas las que no suministran una información esencial para la comprensión de la frase, que dan solamente una información extra.

Oraciones relativas restrictivas:

El hombre que cruza la calle es mi padre.
El dinero que gastas no es tuyo.

En estas frases no se puede omitir la oración relativa sin cambiar completamente el sentido de la frase, o mejor dicho, la frase sería incompleta. Miramos sólo la frase principal.

El hombre es mi padre.
El dinero no es tuyo.

Una persona que entiende una frase así se preguntaría inmediatamente de qué hombre y de qué dinero el otro está hablando. Estas frases sólo tienen sentido, si tanto el locutor como la persona que le escucha saben de qué se está hablando, podría por ejemplo ser la respuesta a una pregunta.

¿Quién es este hombre ahí? El hombre es mi padre.
¿Es suyo este dinero? El dinero es tuyo.

Pero así, fuera de contexto, no tienen sentido.

Oraciones relativas no restrictivas:

Miguel de Cervantes, quién también participió en la batalla de Lepanto, era un escritor español.
Mi madre, que hoy está enferma y no puede salir, normalmente trabaja mucho.

En este caso la frase principal es perfectamente comprensible y contiene ya toda la información necesaria.

Miguel de Cervantes era un escritor Español.
Mi madre normalmente trabaja mucho.

En este caso a nadie se le ocurriría la idea de preguntar por más información, porque nadie tiene la impresión de que falte algo. La información de la oración relativa es una información extra, pero no necesaria.

En este caso la diferencia es obvia, pero puede haber también casos más sútiles.

a) Los hombres que fuman demasiado, enfermerán de cáncer.
b) Los hombres, qu fuman demasiado, enfermerán de cáncer.

En este caso la diferencia es más sútil. La frase a) es una oración relativa restrictiva. No todos los hombres enfermerán de cáncer, sino solamente aquellos, que fuman demasiado. En este caso hay una restricción y por lo tanto es una oración relativa restriva. No se habla de todos los hombres, sino solamente de un determinado grupo. En la frase b) tenemos una oración relativa no restrictiva. En este caso no hay ninguna restricción. Todos los hombres fuman demasiado y todos se enfermarán de cáncer.

Se podría creer que esta distinción no tiene ninguna importancia, que fuera solo una sutiliza de unos lingüistas a los cuales les gusta cortar pelos en el aire. Sin embargo tanto en inglés como en español hay que distinguir de vez en cuando.

En una oración relativa restrictiva quién no puede ser pronombre relativo.

incorrecto: El hombre quién cruza la calle es mi padre.
correcto: El hombre que cruza la calles es mi padre.

Pero quien puede ser pronombre relativo en una oración relativa no restrictiva.

Miguel de Cervantes, quién era un escritor español, escribió la primera novela renacentista.

Aparte de esto la oración relativa restrictiva no está separada de la frase principal por una coma, la oración no restrictiva sí.

Oración relativa no restrictiva: Él, que siempre le había engañado, no podía esperar ninguna ayuda de su parte.
Oracion relativa restrictiva: La casa que construimos el año pasado es hermosa.

Al igual que en español en inglés no se tratan estos dos tipos de oraciones relativas de la misma manera. En los próximos capítulos discutiremos de las diferencias que hay.